¡Saludos, agentes de The Division!

Presentamos 2 nuevas tareas confidenciales con la actualización del título 3. Las tareas confidenciales son misiones secundarias narrativas disponibles en exclusiva para los poseedores del pase del Año 1.

Estas misiones narrativas os sumergirán en nuevas y extraordinarias historias que exploran la actividad de agentes, civiles y facciones enemigas durante el periodo de siete meses que transcurre entre los acontecimientos de Nueva York y la caída de Washington D. C. También están llenas de enigmas y secretos que van pintando el panorama de lo que sucedió tras el contagio del dinero mortal por todo el país.

Podréis iniciar la primera misión al llegar al nivel 10. Cuando alcancéis el nivel 30 se os notificará sobre la segunda. De todas formas, antes de entrar, tendréis que encontrar la puerta...



Las tareas confidenciales pueden realizarse una vez a la semana, así que si os perdéis alguno de sus secretos ocultos, aún tendréis nuevas oportunidades de explorar la historia, cumplir las misiones y obtener recompensas y coleccionables. Las tareas confidenciales son experiencias puramente narrativas y no ofrecen ninguna ventaja en la jugabilidad. Los trofeos que recogeréis, exclusivos de las tareas confidenciales, son geniales para hacer gala de vuestras soberbias dotes de resolución de enigmas; además, ¡molan un montón!

Leed a continuación un pequeño avance de las dos primeras tareas confidenciales:

• Dos nuevas misiones donde deberéis interceptar los planes de una facción enemiga.
• Distintos coleccionables, objetos cosméticos únicos y trofeos.
• Profunda inmersión en acontecimientos con historia adicional que desvela la lucha de ciudadanos y agentes en Washington.

Estas dos primeras tareas confidenciales os llevarán a distintas ubicaciones de Washington D. C., y ofreceremos otras seis más durante el Año 1. Solo los titulares del pase del Año 1 podrán disfrutar de las tareas confidenciales. Informaos sobre las ventajas del pase del Año 1 y conseguidlo ahora mismo para jugar a las nuevas tareas confidenciales.

¡Buena suerte, agentes!